The Man who understood democracy. The life of Alexis de Tocqueville
Olivier Zunz
junio 6, 2024

Ed. Princeton University Press, 472 pp. (2022)

Tocqueville no pasa de moda, ciento sesenta y cuatro años después de su muerte, el 16 de abril de 1859. Se reeditan sus obras, se publican estudios sobre su pensamiento político y también nuevas biografías. Entre estas últimas, ocupa ya un lugar destacado la de Olivier Zunz, profesor emérito de la Universidad de Virginia y estudioso de Tocqueville desde hace muchos años, de quien ha editado varias de sus obras en Estados Unidos. Zunz maneja materiales muy diversos, entre los que destacan los discursos parlamentarios o en las Academias a las que perteneció y la correspondencia con sus familiares y amigos a lo largo de su vida: desde su inseparable compañero en su viaje a América, Gustave de Beaumont, a John Stuart Mill, a quien conoció en su viaje a Inglaterra de 1835 y que se ocupó de publicitar allí sus obras, además de muchas figuras preeminentes de la vida política francesa, americana e inglesa. Estas fuentes permiten al autor sacar a la luz aspectos ordinarios de la breve pero intensa vida de nuestro pensador.

En esta biografía, escrita con estilo sobrio, ágil y de fácil lectura, se muestra a un Tocqueville curioso que prepara a conciencia cada etapa del viaje por Estados Unidos o Inglaterra, al meticuloso redactor que revisa infatigablemente sus escritos (de lo que ya nos dio cuenta Eduardo Nolla en su preciosa edición de La Democracia en América) o al estudioso concienzudo que pasa meses por los archivos municipales para elaborar El Antiguo Régimen y la Revolución. Asimismo, la obra da buena cuenta de su participación en los debates constitucionales de 1848 con el ejemplo americano al fondo, o de su ondulante relación con la fe y la influencia de personas de la Iglesia en su primera formación y en su última etapa, ya enfermo. El título del libro -que ojalá sea traducido pronto al español- resume muy bien las contradicciones de la época, particularmente en Francia, y que marcan la vida y obra de Tocqueville: los valores aristocráticos declinantes (a los que él estaba vinculado por la familia y entorno), la defensa de la libertad que guía lo más hondo de su pensamiento y su acción política, y la tendencia imparable de la época hacia la democracia y la igualdad, que él asume racionalmente. Josep Mª Castellà

Olivier Zunz es profesor de historia en la Universidad de Virginia y ha editado de Alexis de Tocqueville distintas obras, incluida La democracia en América. Esta nueva biografía de Tocqueville constituye un verdadero monumento intelectual porque haciendo un uso exhaustivo de las fuentes francesas y americanas, el resultado no es una obra de árida erudición sino una narración absorbente que atrapa al lector desde su inicio y que le lleva de manera amena e informadísima por todos los episodios cruciales de la vida de un personaje enormemente complejo como fue Tocqueville. Así, se nos explica cómo un miembro de una familia noble y legitimista llega a identificarse con el liberalismo y la democracia, pero también por qué es en América donde encuentra el modelo que ha de seguir Francia y no en Gran Bretaña, la tierra añorada por el liberalismo anglófilo desde Montesquieu. Además, Zunz no se deja llevar por la pasión hagiográfica y consigna sobriamente los pecados de Tocqueville, en particular el arrebato imperialista que le lleva a apoyar con entusiasmo la colonización de Argelia, pero también las debilidades de su carácter en el terreno personal y las disputas con su familia. Con ser todo el libro excelente y muchas veces revelador, incluso sobre los sucesos más conocidos de su biografía, el tratamiento de Zunz de la relación de Tocqueville con la religión es sobresaliente y su conexión con la política muy reveladora. Las líneas con las que termina su obra Zunz son las siguientes: “aunque Tocqueville se lamentó siempre de que la duda le paralizaba, canalizó su ansiedad en fuerza creativa y tradujo su pasión por la libertad en exigente y profundo aprecio por la democracia”. Ángel Rivero

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir